Saltar al contenido

Cómo sacar leche materna: Guía paso a paso [Método manual + Sacaleches]

cómo sacar leche materna

Eso de cómo sacar leche materna puede parecer muy fácil a priori, por aquello de lo instintivo. Sin embargo, tanto las autoridades sanitarias como las madres valoran mucho la información que se pueda obtener al respecto porque no se trata solo de proceder, sino de hacerlo bien.

Si lo de dar el pecho fuera fácil, nadie lo dejaría antes de los dos años, y sin embargo la estadística dice una cosa bien distinta. Con el fin de conseguir que tu periodo de lactancia sea exitoso y que tu bebé pueda beneficiarse de todas las propiedades de tu leche tanto tiempo como sea posible, te explicamos cómo sacar leche materna en sus dos modalidades: manualmente y con sacaleches.

¿Por qué sacarse leche?

Lo primero es lo obvio, proporcionar a tu bebé un alimento que tiene las cantidades adecuadas de carbohidratos, proteínas, grasas, minerales, vitaminas, hormonas y anticuerpos. Aun cuando pasados los seis meses sea necesario incorporar también la leche de fórmula, son propiedades que necesitará para crecer sano y fuerte.

Extraer la leche es una forma de que el pecho siga estimulado para poder producir, y que así sea posible alargar el periodo de lactancia o aumentar la producción si es baja. Si por algún motivo se deja de dar el pecho durante un tiempo, una solución para volver a producir es el relactador, del que también te hemos hablado.

Sacarse la leche te resultará útil cuando tengas que incorporarte al trabajo, si tu hijo no se termina de agarrar bien al pecho o si produces mucha leche y necesitas sentir alivio. También si tu bebé es prematuro o tiene alguna dolencia o enfermedad.

Cómo sacar leche materna: Guía paso a paso

cómo sacar leche materna paso a paso

Lo básico es controlar que el proceso se produzca en unas circunstancias plenamente higiénicas, con las manos bien limpias. Puedes favorecer la extracción con un suave masaje en el pecho.

¿Cuándo sacarla?

Si necesitas sacarte la leche para alimentar al bebé en las próximas horas o días, puedes hacerlo en cualquier momento, aunque como se recomienda que la madre esté relajada y en un ambiente cálido, se suele aconsejar el momento posterior a la ducha.

Y es que además, el agua tibia ayuda a estimular.

Por otra parte, ten en cuenta que el llanto del bebé o mirar una foto suya son estímulos a los que el cuerpo responde, liberando oxitocina y provocando que salga leche.

También puedes extraer un poco si notas los pezones doloridos o estriados, algo que no entiende de horarios concretos. Extrae algo y espárcela por los pezones y areolas para que sus propiedades te alivien, aunque conviene que contemples otros métodos que hemos ido repasando en esta página.

¿Es doloroso extraerse leche?

Usar un extractor no tiene por qué resultar doloroso porque los embudos no tocan el pezón, que es lo que puede estar agrietado y dolorido. Si te sucede esto último, probablemente si te resultará muy molesta la extracción manual, ya que el movimiento hay que hacerlo directamente sobre el pezón.

Si ves que eres incapaz de extraer leche sin dolor, pide ayuda a una asesora de lactancia, a un profesional médico o a las madres que haya en tu entorno.

Cómo sacar leche materna manualmente

cómo sacar leche con las manos

Con tus manos bien limpias y tras un ligero masaje en los pechos, se trata de que sigas los siguientes pasos:

  1. Coloca el dedo pulgar sobre el pezón y tanto el índice como el corazón en la zona de abajo, como si formaras con ambos una letra C.
  2. Presiona los dedos sobre el pecho sin que se muevan.
  3. Gira los tres dedos que intervienen en torno al pezón.
  4. Repite la operación durante unos dos a cinco minutos.

Te recomendamos visualizar los siguientes vídeos sobre extracción de leche materna:

Cómo sacar leche materna más rápido

La extracción manual no se recomienda para periodos prolongados, así que a no ser que solo necesites un poco para aliviar tu pezón o cualquier otro motivo, lo mejor es que uses un sacaleches.

Con sacaleches manual

sacar leche con sacaleches manual

En este caso no solo debes lavarte las manos, sino también comprobar que las piezas de tu sacaleches manual están bien lavadas y esterilizadas. Los pasos a seguir son estos:

  1. Coloca el embudo de silicona contra el pecho de manera firme, y procurando que toda la entrada de aire quede sellada y que el pezón queda en el centro.
  2. Presiona el asa hasta notar una succión firme para empezar.
  3. Comienza a bombear con movimientos cortos y rápidos para imitar el modo en que tu bebé comienza a succionar.
  4. Cambia el método según tus preferencias, y hasta tener la cantidad deseada.

Lo ideal es alternar un pecho con otro, estando cinco minutos en uno cinco en el otro, luego tres en uno y tres en otro y finalmente dos en uno y dos en otro.

Si no se la va a dar el bebé en el momento, recuerda guardarla de manera inmediata en el frigorífico o el congelador, dependiendo de si quieres que dure 24 horas o varios meses.

Con sacaleches eléctrico

cómo sacarse leche con un sacaleches eléctrico

Un sacaleches eléctrico es más cómodo porque no tienes que estar bombeando. También puede ser más rápido, así que está especialmente recomendado para las madres que tienen que pasar más tiempo separadas de su bebé, por ejemplo, por motivos laborales.

La técnica es la misma que en el caso anterior, con las obvias variaciones que conlleva el ser de diferente tipo. Además, el modus operandi puede variar de forma significativa modelo a modelo, así que lee bien las instrucciones de uso para sacarle el máximo partido al aparato.

Recuerda: lávate las manos y usa utensilios bien limpios y esterilizados antes de proceder con los pasos que te comentamos.

  1. Coloca la copa contra el pecho de manera que el pezón quede en el centro, como te explicamos en el extractor manual.
  2. Elige una primera fase masajeadora, lenta y suave, que estimulará la salida de leche.
  3. Indica el ritmo de extracción. Al principio se recomienda que sea ligera, con movimientos cortos y rápidos para imitar el modo en que lo hace el bebé, y en cuanto la leche empiece a bajar se puede indicar otro tipo de succión, más lenta y constante.

Si utilizas un sacaleches simple, puedes alternar un pecho con el otro del mismo modo en que te lo explicamos con el manual. Si es doble, el proceso será aún más rápido porque incrementa la producción de leche.

Además de almacenar correctamente la leche si no la vas a dar, te recordamos que tras la extracción es normal tener algunas pérdidas.

Para evitar que manchen la ropa y te hagan pasar un apuro si estás en público, hazte con alguno de los discos de lactancia que te recomendamos. Puedes elegir entre desechables y reutilizables.

Por otra parte, sea cual sea el método de extracción que utilices, es aconsejable que procedas tantas veces como lo haría el bebé si pudieras estar con él todo el tiempo. Por ejemplo, si tienes un niño prematuro deberías extraer tu leche unas seis veces en 24 horas.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESA:

Muchas madres consideran que la lactancia genera demasiado tiempo y esfuerzo, y que habiendo alternativas no tienen por qué esforzarse en saber cómo sacar leche materna. Cada cual es libre de proceder como crea conveniente como madre, pero nunca subestimes el poder de leche materna y extiende la lactancia tanto como puedas, dentro de los dos años que recomienda la OMS.