Saltar al contenido

Lactancia artificial: Una guía con todo lo que debes saber

Es difícil confiar en algo que tiene como apellido «artificial» y por eso la lactancia artificial suele tener no demasiada buena fama entre las recomendaciones y directrices adecuadas para la crianza.

No obstante, es una opción de alimentación para el bebé totalmente instaurada, segura y adaptada a las necesidades del lactante.

La decisión sobre qué tipo de alimentación seguirá tu bebé es de las primeras que tendrás que hacerte y decidas lo que decidas estará bien ya que siempre vas a querer darle lo mejor a tu bebé.

Por esta simple razón, confía en tus decisiones.

Pero cuando hablamos de lactancia artificial, ¿a qué nos referimos?

Vamos a verlo.

¿Qué es la lactancia artificial?

qué es la lactancia artificial

Partimos de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que recomienda la lactancia materna exclusiva al menos durante los seis primeros meses de vida del bebé siendo aconsejable que ésta se prolongue hasta los 2 años.

No cabe duda que la lactancia materna es la opción más natural y de más calidad para el bebé pero no siempre es posible.

O directamente has preferido la lactancia artificial.

Como alternativa a la lactancia materna, existe la leche de fórmula:

  • Cuando ni siquiera puedes comprar un sacaleches para poder brindarle tu leche sin ponerle directamente al pecho (por algún tipo de problema con el agarre, por ejemplo).
  • O porque no has optado por acudir a un banco de leche materna (por lo que sea)

La leche de fórmula se obtiene a partir de la leche de vaca, pero con una serie de nutrientes añadidos que garantizan que sea apta para las necesidades del bebé.

El objetivo es que se parezca lo máximo posible a la leche materna en su composición.

Existen diferentes tipos de leche fórmula en función de la edad del bebé:

✔️ De inicio: desde el nacimiento hasta los seis meses

✔️ De continuación: desde los seis meses hasta el año

✔️ De crecimiento: a partir del año

No  obstante, esta clasificación no tiene que llevarse a rajatabla ya que hay pediatras que recomiendan usar durante el primer año sólo la de inicio y luego pasar directamente a la de vaca. Dependerá de lo que te aconseje el tuyo.

Verás que la crianza está llena de retos y uno de ellos será aclararte entre las constantes contradicciones entre pediatras.

¿Qué es la lactancia artificial a demanda?

Es importante tener en cuenta que al igual que con la lactancia materna la lactancia artificial sea a demanda.

Suele existir una asociación errónea entre la alimentación con biberón con la planificación de las tomas, normalmente cada cuatro horas.

Independientemente del método elegido el bebé tiene que comer cuando quiera  y lo que quiera al igual que lo haces tú.

Ventajas de la lactancia artificial

ventajas de la lactancia artificial

Una ventaja indiscutible es que la lactancia artificial nos permite alimentar de forma adecuada y sin riesgos cuando no es posible la alimentación con leche materna.

Pueden ser infinitos los motivos por los que no se pueda establecer la lactancia materna exclusiva y gracias a la leche de fórmula tenemos una alternativa alimentaria que se ajusta a las necesidades del bebé.

También puede ser que hayas decidido no dar el pecho por lo que la lactancia artificial nos da la capacidad de elegir.

Otra de las ventajas es que nos puede ayudar a la conciliación.

Teniendo en cuenta la insuficiente baja maternal en España, cuatro meses, no podemos siquiera cumplir con el periodo mínimo aconsejado por la OMS de lactancia materna exclusiva, que son seis meses.

Qué vivan las incongruencias.

Puede que seas una heroína y planifiques un banco de leche para poder continuar con la lactancia materna exclusiva, pero puede que no, y en ese caso tendrás que recurrir a la leche de fórmula.

Hagas lo que hagas estará bien.

Lactancia artificial vs lactancia materna

Que la lactancia materna es la opción alimentaria de más calidad para nuestro bebé es indiscutible, aún así, pueden darse muchas razones por las que recurrir a la lactancia artificial.

La lactancia artificial puede presentar una serie de ventajas frente a la materna:

✔️ Puede ser la vía de escape para las madres que han conseguido una lactancia materna exclusiva pero que la intensidad que la caracteriza las está afectando anímicamente. No sólo hay problemas de grietas también hay estrés y un esfuerzo, muchas veces inmenso, detrás de cada lactancia que afecta al bienestar emocional de la madre.

Madres felices, bebés felices. La lactancia puede no ser un camino de rosas.

✔️ La alimentación del bebé no es responsabilidad exclusiva de la madre. Favorece el descanso de la madre y la conciliación.

Se trata de que la madre escoja libremente, sin presiones. Cuando se decide libremente se toma la mejor decisión.

La OMS y la lactancia artificial

Ya hemos visto que la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva como mínimo los seis primeros meses y la aconseja hasta los dos primeros años.

La leche materna siempre será la mejor opción, así como la más saludable por su composición y sus nutrientes. Por ejemplo, la leche materna es la única que presenta anticuerpos, característica que nunca va a poder ser imitada por la leche de fórmula.

No solo es buena para el bebé, sino que tiene múltiples beneficios para la madre.

Por estas razones, la OMS la considera la alternativa de mejor calidad para el bebé y la mejor opción para la madre.

A pesar de esto, existen una serie de circunstancias específicas contempladas por la OMS en las que hay que recurrir a sucedáneos de la leche materna. Estas circunstancias hacen referencia a enfermedades específicas del lactante o de la madre, o bien a motivos de prematuridad y bajo peso del bebé en el momento del nacimiento.

Dicho esto, no te fustigues, si tuvieras que practicar lactancia artificial con tu bebé no pasa absolutamente nada. Los niños crecen saludables y avanzan también con leche de fórmula. No te sientas culpables si, por lo que sea, no puedes brindar el pecho a tu bebé.

La Asociación Española de Pediatría y la lactancia artificial

Todos los organismos oficiales coinciden en que la lactancia materna es la opción de más calidad para el bebé. Así que al igual que la OMS, la AEP recomienda la lactancia materna exclusiva.

También recoge una serie de situaciones excepcionales en las que la lactancia materna no es posible, al igual que la OMS.

Sí que podemos destacar una recomendación de la AEP en el caso de que vayas a optar por la lactancia artificial: la leche de fórmula debe ser la recomendada por el pediatra.

Verás que se han desarrollado infinitos modelos de leche de fórmula adaptada a diferentes casos. Leche de fórmula con suplementos alimenticios, digestivas para problemas de estreñimiento, para bebés intolerantes a la lactosa entre otras muchas.

En este caso, tu pediatra será el que mejor te vaya a aconsejar.

Cantidades Recomendadas

Como ya hemos visto la lactancia artificial también es a demanda. Será el bebé el que regule las cantidades y la frecuencia de las tomas.

Lo que sí hay que tener bien presente son las recomendaciones en la preparación de los biberones. No obstante, en cada envase de leche de cada marca tienes un apartado con el método de preparación y cantidades orientativas recomendadas.

Decidas lo que decidas recuerda que estará bien, la alimentación es un pilar fundamental de la crianza, pero hay muchos más.