Saltar al contenido

Crisis de Lactancia: Guía con información para superarla con éxito

crisis de lactancia bebé

¿Qué es una crisis de lactancia, cuánto dura y cuándo ocurre?

Uno de los momentos más temidos cuando decidimos alimentar a nuestro bebé con lactancia materna son las crisis de lactancia.

Momentos de incertidumbre, cansancio y dudas que pueden ensombrecer lo bonito del momento pero, como siempre, con la información adecuada sabrás que es algo transitorio por lo que pasan todos los bebés resultado de su desarrollo.

¿Qué es una crisis de lactancia o crecimiento?

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP) las crisis de lactancia son picos o brotes de crecimiento en los que el bebé demanda más tomas para obtener leche.

Sí, más todavía.

La característica fundamental de los brotes de crecimiento es que los bebés están irritables durante la toma y parece que no están nunca satisfechos. Esto suele llevar a pensar que la producción de leche no es la suficiente.

Durante estas crisis los bebés suelen manifestar el siguiente comportamiento:

√  Aumenta la demanda de leche considerablemente. Pueden llegar a mamar cada 30 minutos.

√  El bebé se muestra irritable si no está al pecho pero también cuando lo está.

√  Aumento de la regurgitación.

Pero no todo son malas noticias, a nuestro favor está que estas crisis de crecimiento suelen producirse en unos momentos concretos del desarrollo del bebé por lo que son fáciles de identificar.

Te voy a detallar cuando para que no te pillen por sorpresa.

¿Cuántas crisis de lactancia hay?

A medida que el bebé va creciendo van teniendo lugar una serie de crisis que se localizan aproximadamente en los siguientes intervalos de tiempo:

Primera crisis de lactancia

La primera crisis de lactancia se produce alrededor de la tercera semana de vida. Para adaptar la producción de leche a las necesidades del bebé éste mama con mucha frecuencia. Suele durar entre tres y cuatro días.

A las 6-7 semanas de vida

Alrededor del mes y medio de vida el bebé vuelve a necesitar un aumento en la cantidad de leche. Como ya hemos visto, el bebé regula la producción de leche a través de las tomas así que durante esta crisis el bebé demandará más leche de lo habitual, aumentando a su vez la producción.

Durante este periodo observaremos el comportamiento característico de los brotes de crecimiento (irritabilidad, más llantos de lo habitual, arqueo de espalda y rechazo del pecho al mismo tiempo que lo demanda).

Unido a las características típicas de las crisis de lactancia se une que durante este periodo también se producen cambios en la composición de la leche. Se modifica su sabor a algo más salado y muchos bebés rechazan el cambio.

No obstante, al igual que en resto de crisis, con el paso de los días se vuelve a recuperar la normalidad.

A los 3 meses

Quizás esta sea la crisis más conocida. Lo es por ser la más duradera y por tanto la más intensa.  Aquí observaremos comportamientos distintos a los anteriores.

√  En lugar de tomas largas y continuas el bebé demanda menos pecho y las tomas son más cortas.

√  Durante la toma el bebé se muestra a ratos distraído a ratos irritable. Son tomas complicadas e inestables.

√  Los pechos se ablandan y las madres suelen asociarlo a una disminución de la producción de leche. Durante esta crisis se producen muchos abandonos de la lactancia ya que estos patrones de comportamiento pueden llevar a pensar que el bebé se queda con hambre.

Estos nuevos patrones de comportamiento tienen una explicación.

Durante este periodo la ganancia de peso del bebé se ralentiza debido a un proceso natural de regulación, además, los bebés ya son  capaces de succionar con más fuerza por lo que necesitan estar menos tiempo al pecho. Esto está relacionado también con los pechos, que se vacían primero por eso da la sensación que están blandos.

Esta crisis es una de las más exigentes pero como todas las demás, pasará.

Al año de vida

Llegar al año de vida del bebé con lactancia materna hoy en día es todo un logro, la escasa baja de maternidad unida a las pocas medidas de conciliación dificultan llegar a este momento. Si lo has conseguido, en el primer año de vida se producirá otra crisis.

Esta crisis viene marcada por un aumento de la demanda del pecho y una disminución en la ingesta del resto de alimentos. Esto tiene una explicación, el crecimiento del bebé se ralentiza, ya no necesita tanto aporte energético y por lo tanto demanda menos alimento.

Este comportamiento un tanto contradictorio ya que demandan más pecho pero menos alimento suele llevar a reducir las tomas para ver si así el bebé come más pero esto no es lo correcto ya que se conseguirá el efecto contrario. El interés por los alimentos no aumentará.

Entre los 15-18 meses el crecimiento del bebé vuelve a intensificarse y a su vez el interés por los alimentos.

A los dos años

Si llegar al año ya es un logro dar el pecho hasta los 2 años es una heroicidad. No podemos olvidar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna hasta los dos años.

Si has llegado hasta aquí te doy una buena noticia. Te estás enfrentando a la última crisis.

Podrían darte la medalla al mérito.

Este brote de crecimiento se caracteriza por el siguiente comportamiento:

√ El niño aumenta la demanda de pecho casi a niveles de recién nacido.

√ El niño se muestra nervioso, irritable y enfadado.

Esta crisis viene motivada por todos los cambios que se producen en el niño a sus dos años. La tan temida por los padres «adoslescencia». El niño comienza a tener autonomía, pero esta autonomía también le provoca cierta inseguridad ya que todavía no sabe gestionarla. Por esta razón, su lugar seguro es el pecho de su madre.

Cuando el niño comienza a gestionar su independencia y ganar seguridad empieza a depender menos del pecho para sentirse bien y la crisis pasará.

¿Qué hacer para superar una crisis de lactancia?

Una vez que tienes la información sobre estos brotes de crecimiento y sabes cuales son los patrones de comportamiento de cada una serán más fáciles de gestionar.

No olvides que tu bebé hace poco que ha llegado al mundo tiene un largo camino por delante de desarrollo y adaptación y estas crisis son parte de este proceso.

Comprende a tu bebé, empatiza y cárgate de paciencia. Esto también pasará.