Saltar al contenido

Cómo ALIVIAR el cólico del lactante: Mejores TÉCNICAS y consejos

Aliviar el cólico del lactante.

Es probable que tu cuñado ya te haya contado su experiencia con los cólicos de su hijo y que tú, sin apenas haber decidido el nombre todavía, ya le tengas miedo a esos gases típicos de recién nacidos.

Lo entendemos.

La aparición del cólico del lactante puede ensombrecer los primeros días con tu bebé en casa.

Saber identificarlo, conocer las causas y tener claro cuáles son las mejores técnicas para aliviarlo puede marcar la diferencia en esta etapa.

Toda la información la tienes a continuación.

¿Qué es el cólico del lactante y cómo se identifica?

qué es el cólico del lactante

Empezamos por lo básico:

¿A qué llamamos cólico del lactante? ¿Son siempre gases?

La respuesta es no, aunque la mayoría de las veces sí.

Se llama cólico del lactante a los episodios duraderos de llanto inconsolable en bebés aparentemente sanos.

Suele existir la asociación del cólico a problemas digestivos y de gases, pero no siempre es así.

Episodios de llanto continuo e irritabilidad

Se identifican porque los episodios de llanto pueden durar incluso tres horas cada día normalmente durante los cuatro primeros meses de vida del bebé.

Otro patrón que suelen seguir es que tienden a manifestarse a última hora del día. Justo a tiempo. Cuando el día está a punto de acabarse y el cansancio empieza a pasar factura.

Suele dar mucho miedo y preocupación porque se unen muchos «factores de riesgo» como pueden ser padres primerizos, llanto inconsolable y bebé de poco tiempo de vida.

Un mix con todos los ingredientes para la alarma. Sin embargo, el pediatra no le dará demasiada importancia ya que es muy probable que sea algo transitorio.

Saber esto te cambia la vida y pensar que el tiempo corre a tu favor también.

Por el contrario, si observas que pasan los cuatro primeros meses de vida, el bebé sigue irritable o muestra algún que otro signo de preocupación, es el momento de acudir al pediatra.

Aproximadamente un 40% de los bebés sufre cólicos durante sus primeros meses de vida.

¿Cuáles son las causas del cólico del lactante?

causas del cólico del lactante

A día de hoy se desconocen las causas reales aunque se le han atribuido muchas.

Desde intolerancias alimentarias, problemas digestivos, reflujos o incluso intolerancias a algún alimento que come habitualmente la madre pero nada de esto está demostrado.

La teoría de intolerancia a la proteína de la leche de la vaca ganó bastante fuerza hasta que se desmostró que bebés alimentados con leche materna también padecían cólicos.

Por lo tanto las causas pueden ser diversas, veamos cuáles son las más comunes:

  • Problemas digestivos propios de la inmadurez intestinal del bebé.
  • Problemas de intolerancias alimentarias.
  • Problemas más emocionales como puede ser que el bebé tolere mal los estímulos a los que está expuesto a lo largo del día.
  • Problemas de reflujo.

Mejores técnicas para aliviar el cólico del lactante

cómo aliviar el cólico del lactante

El tiempo puede correr a tu favor pero siempre te puede ayudar identificar la causa y actuar en consecuencia.

Hay momentos que es mejor que corra deprisa.

Aquí una serie de tips:

  1. El porteo suele ayudar a calmar al bebé mientras sufre el cólico.
  2. Hay posturas como recostado en el antebrazo boca abajo que consiguen calmar al bebé. Prueba y quizás encuentres una en la que el bebé se sienta más cómodo.
  3. Si el bebé se alimenta con lactancia artificial ser regular con las tomas, preparar adecuadamente el biberón e insistir en expulsar el aire después puede ayudar. Se recomienda utilizar alguno de los mejores biberones anticólicos como el famoso Medela con tetina de flujo lento o el Medela Calma. Cuando la causa son gases, funcionan.
  4. Puedes visitar a un fisioterapeta especializado. Si es producto de gases o problemas digestivos puede ayudarte con masajes. También si se trata de reflujo hay tratamientos especializados, pero aquí ya estamos hablando de una dolencia concreta con su tratamiento que tiene que ser diagnosticada previamente.
  5. En determinadas ocasiones el pediatra puede recomendarte probióticos.
  6. Descartar otras causas. Es importante saber que estamos hablando de un cuadro típico de cólico de lactante y no de algún otro problema que pueda tener el bebé.
  7. Procura que el bebé se desarrolle en un ambiente relajado y agradable. Evita someterlo a grandes estímulos.

Consejos extra para los padres

Saber que se trata de algo que afecta a 1 de cada 4 lactantes ayuda a interiorizar que es una etapa transitoria común en muchos bebés.

La actitud con la que nos enfrentamos a los cólicos juega un papel fundamental. Mantener la calma, ser paciente y mostrar una actitud relajada y empática con el bebé es clave para no dramatizar aún más la situación.

Recuerda que el bebé es nuestro espejo si nos mostramos nerviosos el bebé tenderá a estarlo también.

  • Si en algún momento durante un episodio de cólicos no te consideras capaz de gestionar la situación, toma aire y delega la gestión de la situación a otra persona.
  • Tienes derecho a que te sobrepase la situación. Lo importante es saber actuar cuando esto pase.
  • Participar y compartir experiencias de la crianza con otros padres o incluso grupos de apoyo puede darte trucos y consejos en los que no habías reparado.
  • Hablar con otros padres y compartir experiencias siempre ayuda.
  • Informarse sobre las causas y posibles remedios también te dará tranquilidad. Tener la información adecuada siempre es sinónimo de confianza.

Eso sí, escoge bien tus fuentes. En el mundo de la crianza hay un universo de teorías, recomendaciones y consejos que no siempre son los más acertados. Nosotros te dejamos algunos vídeos que pueden ayudarte a entender mejor el cólico del lactante y cómo aliviarlo:

Estar preparado es fundamental pero también relajado. Saber disfrutar pese a las inseguridades que surgen entorno a la crianza es un arte en el que hay que invertir tiempo.

Disfruta del camino.

Y hasta aquí la información más importante que debes saber a la hora de gestionar y aliviar el cólico del lactante de tu bebé.